Cerrar

Entrevista a José Luís Benítez, director general de la Federación Española del Vino: “Hemos dado un gran salto en calidad. Hay que creérselo y vender”

La Federación Española del Vino (FEV) representa a más de 900 bodegas de nuestro país y trabaja para unir a un sector atomizado entorno a sus grandes retos. A su cabeza,  José Luís Benítez,  su director general, curtido en mil ‘batallas’ por el futuro del vino: desde los efectos del Brexit, a la imposición de aranceles, pasando por el desafío de la sostenibilidad o el rechazo a las políticas anti-alcohol no fundamentadas.

-España es una potencia productora y exportadora de vino. Pero hagamos autocrítica: ¿cuál es la principal asignatura pendiente del sector?

Sin duda, la asignatura pendiente es crear más valor. Y lograrlo es una tarea de todos. La celebración de Barcelona Wine Week, por ejemplo, donde se identifican los vinos de calidad, es un paso importante en esa dirección.

-Y ¿cuál es la fórmula para crear valor?

Algunas iniciativas para lograrlo ya las hacemos, pero llevamos pocos años, a diferencia de Francia o Italia. Un ejemplo es el sello Restaurant from Spain, que distingue restaurantes de calidad, por su gastronomía y sus vinos, en el exterior. Otro es una promoción exterior más coordinada, saliendo fuera como ‘vinos de España’ y no solo como un sello de calidad determinado. Pero nosotros tenemos que correr más porque vamos más retrasados. Y las bodegas tienen que pensar más en la venta y la comercialización. En el ámbito del campo y la producción nuestros vinos ya son excelentes y competimos en calidad con los vinos de cualquier parte del mundo.

-¿Tenemos que vender más caro?

Hemos dado un gran salto en calidad en los últimos 20 o 30 años y hay que creérselo y vender. Tenemos que vender más caro y dejar la relación calidad-precio. La calidad ya es excelente.

-El sector se enfrenta a otro momento de incertidumbre: una oleada inflacionista y una guerra en Europa. ¿Cómo le está afectando?

Cuando parece que sales de un grave problema, te encuentras con una guerra y la inflación, que repercuten en el coste de materias primas, el precio de la energía o incluso la disponibilidad de botellas. Pero los bodegueros están aquí para sobrevivir muchos años y muchos siglos. Saben que esto es a largo plazo y que hay que intentar superar las circunstancias adversas. Y hay que aprender a convivir con un paradigma de inestabilidad continua. Diversificar mercados e ingresos es un buen antídoto a la incertidumbre.

-Si hablamos de futuro, ¿qué grandes oportunidades tiene por delante el sector?

Para mí la gran oportunidad está en convencer al consumidor de que no tiene que consumir más sino mejor, más calidad. Además, hay oportunidades en desarrollo de nuevos productos,  en nuevos formatos, en nuevos mercados, en potenciar determinadas variedades, etc.

-¿Y las principales amenazas?

Una amenaza es el cambio permanente, la incertidumbre. Nos adaptamos, pero cambian los paradigmas. Otra amenaza son las políticas anti alcohol motivadas sin fundamento científico. No hay ningún estudio que demuestre que el alcohol consumido con moderación tenga efecto negativo para la salud. Todo en la vida es ponderación. Demonizar un producto es un gran error.

-Hablamos de un sector muy atomizado. ¿Cómo trabaja la FEV para afrontar conjuntamente los retos del sector?

Representamos a casi 900 bodegas de todos los tamaños. Así es nuestro sector: atomizado. Pero he notado un cambio: las bodegas se han dado cuenta de que deben hacer acciones individuales pero también que hay que defender la imagen país de España. El cliente de países como China o Estados Unidos difícilmente conoce bien España, por lo que es difícil que pueda conocer una determinada región más pequeña. Debemos promocionar una imagen internacional de vino español de calidad, y desde la FEV tratamos de facilitar las cosas, poner en común acciones para trabajar ante estos retos.

-Barcelona Wine Week reunirá a más de 700 bodegas de toda España. ¿Qué les recomendaría para aprovechar al máximo las oportunidades de negocio que se les pueden abrir?

La mejor recomendación es que preparen muy bien el salón. Tienen garantizada la presencia de compradores de nivel. Así que deben prepararse, cerrar reuniones con ellos a través del sistema de match-making, invitar también a sus propios contactos, etc. Nuestra labor es garantizar un alto nivel de visitantes, y los bodegueros deben ser conscientes de que deben aprovechar las oportunidades que se les brindarán en dos días y medio.

Contacto de prensa

Material gráfico