Cerrar

José Luis Benítez, Director General de la Federación Española del Vino (FEV): “BWW será el primer gran evento del sector del vino en el calendario internacional”

¿Cuál ha sido la acogida de Barcelona Wine Week por parte del sector del vino español?
Por lo que respecta a la FEV y sus socios, creo que había ganas e interés en un nuevo proyecto que ponga en valor el vino español de calidad ante los compradores nacionales e internacionales, aprovechando la experiencia de tantos años del salón Intervin de Alimentaria, pero con un aire renovado y rompedor y un nuevo impulso en todos sus aspectos. Aunque faltan algunos detalles por conocer todavía, parece que hay expectativas e interés por parte de las bodegas, y eso siempre es importante.

¿Cuáles son, en su opinión, los motivos por lo que era necesario un nuevo salón autónomo que agrupase al mundo del vino en España?
Las razones para el cambio son muchas y diversas, y todas ellas quedaron reflejadas en el trabajo de análisis llevado a cabo por Alimentaria Exhibitions tras la última edición de Intervin, que recogía el sentir de muchos de los expositores. Hacían falta cambios y situar al vino en el centro del escaparate, con una imagen y proyección acordes a lo que representa el vino español hoy en día y al excelente trabajo que están desarrollando nuestras bodegas dentro y fuera de nuestras fronteras.

¿Qué le parece el formato y el hecho de que el salón potencie las principales regiones vitivinícolas españolas y sus D.O.?
Sin duda, uno de los factores que convierte a España en una potencia vitivinícola es precisamente la gran variedad de tipos de vinos –algunos incluso únicos en el mundo-, variedades de uva, terroirs, climas,…que hace que en prácticamente todas nuestras regiones se produzca vino. Esto tiene un enorme potencial a la hora de contárselo al comprador, especialmente al internacional, que va a poder encontrar todo ese enorme mosaico del vino español agrupado y ordenado en el centro de Barcelona.

Las DO, por su parte, tienen también un papel relevante como figuras de calidad reconocidas que ayudan en muchos casos a vender los vinos con más valor. Eso sí, siempre dejando espacio y protagonismo a las marcas, que son el patrimonio y el resultado de años de trabajo de las bodegas por posicionarse en el mercado.

¿Cómo valora que se haya establecido como un salón independiente de Alimentaria?
La presencia del vino en el marco de Alimentaria durante muchos años ha tenido, sin dudarlo, muchas sinergias y un retorno positivo para ambas partes a lo largo de tantas ediciones. Sin embargo, en el momento actual y en esa búsqueda de un nuevo impulso, se entendía que era importante volver a poner el vino en el centro del foco, con una identidad e imagen propia, para evitar que pudiese quedar diluido bajo la marca de Alimentaria. Además, pienso que esta separación puede ayudar también a afinar mucho más el programa de compradores de vino y atraer a los prescriptores internacionales clave de los principales países, que es una de las reivindicaciones tradicionales de las bodegas expositoras.

Todo ello sin renunciar, como es obvio, a las sinergias naturales y evidentes con el mundo de la alimentación y la gastronomía que, como es lógico, deben estar presentes también en Barcelona Wine Week.

¿Qué opina de la elección de Barcelona como sede? ¿Y de la fecha escogida (en el mes de febrero)?
Barcelona es una apuesta segura, una marca muy potente internacionalmente que sin duda resulta un atractivo y un motivo más para atraer a los compradores extranjeros de máximo nivel. El éxito de eventos de la talla del Mobile World Congress así lo demuestra.

Además, Barcelona Wine Week supone el regreso del vino al centro de la ciudad, al recinto ferial de Montjuïc, un lugar emblemático e histórico que supone también un plus de comodidad para los visitantes al evento. Nos consta además que la organización está trabajando para lograr la implicación y participación de otras zonas de la ciudad en el evento, a través de sus comercios y actividades relacionadas con el vino, de modo que esa sea, sin lugar a dudas, la semana del vino español por toda la ciudad y llegar así también a los consumidores.

En cuanto al cambio de fechas, el adelanto con respecto a otros años supone situar a BWW como el primer gran evento del sector del vino en el calendario internacional y eso, en un sector en el que diferenciarse resulta vital, nos parece muy interesante.

¿Cuáles son los principales retos a los que considera que se enfrenta el sector del vino en España?
Si hablamos desde el punto de vista de la comercialización, el principal reto del vino español sigue siendo aumentar su valor, fundamentalmente en la exportación, para equipararnos a nuestros principales competidores fuera como son los vinos franceses e italianos. Tenemos las condiciones para ello y un producto de primer nivel, pero nos sigue faltando construir una imagen de marca potente como país y un relato diferencial del vino español, que bien podría basarse en conceptos como la sostenibilidad o la innovación, en los que somos pioneros.

En este sentido, un evento de primer nivel como Barcelona Wine Week debería contribuir a la construcción de esa imagen, potenciando atributos del vino español que favorezcan una mejora de la percepción por parte de los compradores extranjeros y el consiguiente incremento del valor.

Contacto de prensa

Material gráfico